domingo, 13 de julio de 2014

Un pequeño anticipo

Hola a todos. Bienvenidos de nuevo a este pequeño y remoto bloc que tengo el gusto de llamar mio.
A pesar de que no he ganado precisamente popularidad en la red, sí me alegra decir que mi  libro está recibiendo buenas reseñas de vosotros. No puedo expresar lo mucho que me entusiasma abrir el ordenador, buscar en Internet y encontrar opiniones alegres y satisfechas de mi libro. Es un sueño hecho realidad.
Lamento no haber escrito más frecuentemente. No obstante, entre el trabajo y la falta de conectividad desde aquí, lo cierto es que no se me dan demasiadas oportunidades para escribir. En todo caso, aquí tenéis un pequeño regalito que espero que anime a aquellos que han seguido mis movimientos como autora.
Este es un pequeño anticipo de lo que va a ser mi segunda obra, que espero acabar para finales de este verano. Un beso enorme a todos mis lectores
Anna Hailer Puig


Xavi levantó finalmente la vista. Sus ojos se habían oscurecido y la seriedad cubría su rostro en una mueca un tanto macabra, cuando sentenció:
-Hay que matarlo.

Marta tosió, Jordí escupió toda la cerveza que acababa de beber, Alfred y Laura empalidecieron y Kevin... Kevin frunció el ceño preocupado. Una reacción definitivamente poco común en él. Fue él el primero en hablar.
-No creo que sea una buena idea.
-¿Que no es una buena idea?- su amigo se puso de inmediato a la defensiva:- ¡Mira quien fue a hablar! ¿Desde cuando un crimen no te parece una buena idea?
Se encogió de hombros.
-Oh,no tengo nada en contra de los crímenes, solo me preocupo por tu salud mental.Es lo que hace un buen amigo.
-Tú no eres mi amigo. Intentaste matarme.
-¡No es cierto! Además, no soy yo el que asiste al loquero.
-¿Tu también vas al psicólogo? - le preguntó extrañada Marta.
-Yo creía que era la única- susurró Laura de forma casi inteligible.
-Nadie es tan único.
-¡Cállate Kevin! -gritaron todos a coro. Y Laura dibujó una pequeña sonrisa.
Xavi suspiró y volvió a dirigir la atención sobre él.
-¿Qué es lo peor que podría pasarme? ¿Qué me volviese más loco aún?- preguntó él de forma sarcástica.
-Podrías volverte como yo.- sugirió Kevin.
Durante unos instantes el silencio reino en la habitación.
-De acuerdo.- mustió Xavi articulando cada palabra -Lo harás tú.
-¿Yo? ¿Porqué yo?
-¿Votos en contra?- clamó Jordi con su mejor voz de orador. -¿Nadie?- repitió. Y finalmente estampó su copa contra la mesa mientras decía- ¡Vendido!
-Empieza a caerme bien- comentó Xavi asintiendo le al chico positivamente.
-Has sido elegido en una votación unánime- le sonrió Marta.
Kevin puso mala cara. Se incorporó y mientras se dirigía hacia la puerta, comenzó a mascullar: -Siempre me toca a mi matar a la gente. Comienza a perder su gracia.

Laura tragó saliva con fuerza- No lo dirá en serio, ¿verdad? Es decir, ¿no se habrá creído que hablábamos en serio?
-¡Yo lo decía muy en serio!- aseguró Xavi y al ver el rostro pálido de la chica maldijo por lo bajo. -Es Kevin. Por supuesto que no hablaba en serio. ÉL nunca habla en serio.- procuró consolarla.
Marta negó con la cabeza. -Yo no estaría tan segura. Tú mismo lo has dicho: ES KEVIN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario