viernes, 26 de septiembre de 2014

Bendición, Charles Baudelaire


Hace poco cayo en mis manos "Las flores del mal" de Charles Baudelaire. Un libro recopilatorio de algunos de sus poemas, que dan que pensar y ponen la piel de gallina. Aquí os dejo con el primero de todos: Bendición







Cuando por el mandato de un supremo poder,
Aparece el poeta en este mundo hastiado,
Aterrada y lanzando mil blasfemias, su madre
Alza su puño a Dios, el cual de ella se apiada:

—"¡Ah! que no haya parido un nido de reptiles,
Antes de alimentar esta cosa irrisoria!

¡Maldita sea la noche de placeres efímeros
En que mi propio vientre concibió este castigo!

Puesto que me elegiste entre todas las hembras
Para ser la desdichada de mi triste marido,
Y no podría ahora arrojar a las llamas,
Como carta de amor, a este pequeño monstruo,

Haré yo que caiga el odio que me abruma
Sobre el útil maldito de tu perversidad,
Y tan bien torceré este árbol miserable
¡Que no brotaran de él sus apestadas yemas!"

Aplaca de este modo la espuma de su rabia
Y sin imaginar los eternos designios,
Ella misma prepara al fondo de la Gehena
Las llamas consagradas a los maternos crímenes.

Entretanto, cuidado por un Ángel oculto,
El niño abandonado se emborracha de sol
Y en todo lo que bebe y en todo lo que come
Vuelve a encontrar el nectar bermejo y la ambrosía.

Y juega con el viento y con las nubes habla
Y se embriaga cantando camino de la cruz;
Y en su peregrinaje, el Espíritu amigo
Llora al verle contento como un ave del bosque.

Los que él quisiera amar, se muestran recelosos
O bien, exasperado con su tranquilidad,
Buscan a alguien que quiera causarle algún dolor
Y hacen en él ensayos de su temple feroz.

En el pan y el viento que ha de probar su boca
Mezclan, con la ceniza, impuro salivazos;
Farisaicamente, rechazan cuanto él toca
Y le acusan de haberse interpuesto en su vía.

Su mujer va gritando a través de las plazas:
"Pues tan bella me encuentra que me quiere adorar,
Adoptaré el oficio de los antiguos ídolos
Y de nuevo, como ellos, me haré cubrir de oro;

Y me emborracharé de nardo, incienso y mirra
Y de viandas y vinos y de genuflexiones,
Para ver si consigo de un corazón ferviente
Usurpar, entre burlas, divinos homenajes.

Cuando, al cabo, me aburran esas farsas impías,
Sobre él extenderé mi mano firme y frágil
Y mis uñas, parejas a las de las arpías,
Hasta su corazón sabrán encontrar brechas.

Como pájaro joven que tiembla y que palpita
Arrancaré de su pecho su rojo corazón
Y para que se nutra mi bestia favorita
Al suelo, desdeñosa, yo se lo arrojaré."

Al Cielo, en que sus ojos ven un sitial espléndido,
Sereno alza el Poeta sus brazos compasivos
Y los vivos relámpagos de su lúcido espíritu
Le ocultan el aspecto de los pueblos furiosos:

—"¡Bendito seáis, Señor, que dais el sufrimiento
Como divino bálsamo de nuestras impurezas
Y como la mejor y la más pura esencia
Que dispone a los fuertes a las delicias sacras!

Yo sé que reserváis un sitio a los Poetas
En las gozosas filas de las legiones santas
Y que les invitáis a las eternas fiestas
De tronos, de Virtudes y de Dominaciones.

Sé bien que le sufrimiento es la única nobleza
Donde no morderán la tierra y los infiernos,
Y que para trenzar mi mística corona
Los tiempos y los mundos contribuirán de grado.

Mas las joyas perdidas de la antigua Palmira,
Los metales ignotos, las perlas del mar
No serán suficientes, aun por vos engarzadas,
A esa bella diadema clara y deslumbradora;

Pues no estará engastada sino de pura luz,
Surgidad del hogar de los rayos primeros,
De la que los mortales ojos en su esplendor
No son sino dolientes espejos empañados.

5 comentarios:

  1. Hola!! Vengo del blog de tu madrina y me quedo por acaca. Te sigo, y si gustas te invito a que visites mi blog. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchaas gracias por visitarme, desde luego que te visito.
      Un beso

      Eliminar
  2. Eso fue intenso, nunca había leído nada de Baudelaire, me gustó. Gracias por compartirlo. Ah,. yo también vengo desde el blog de tu madrina y me quedo a seguirte. Muy lindo el blog. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Yo también aclaro que vengo desde el blog de tu madrina. Me encantò el poema pero no conozco al autor, me quedo por acà. Besitos

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco había leído nunca a Baudelaire, no que me acuerde. Mi impresión: una clara comparación del Poeta con el Mesías. Un estilo lírico, dulce y lleno de significado; no sobra ni una palabra. Mañana lo comentamos más a fondo si te parece :) Quisiera darte las gracias por publicar este poema, ha despertado en mí un interés por el autor. Buena selección también, aunque quizás todas las composiciones de Las flores del mal sean así de bellas. ¿No?
    Supongo que el Poeta es de las criaturas más sensibles, toda emoción la siente con intensidad, y por lo tanto está condenado al sufrimiento constante. Pero el dolor nos mantiene despiertos y nos abre los ojos al mundo para ver más allá de nuestra propia burbuja, si sabemos aprovechar bien nuestras experiencias dolorosas.

    ResponderEliminar